Cómo hacer mejor networking: del 2.0 al 1.0

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestra web mediante el análisis de tu navegación en nuestro sitio. Si continuas navegando, consideraremos que aceptas su uso. Para más información, consulta nuestra Política de Cookies.

X

03 de agosto de 2018

Cómo hacer mejor networking: del 2.0 al 1.0

Francisco Alcaide

El cambio siempre ocurre aunque no nos demos cuenta o miremos a otro lado, por tanto, lo mejor es estar atento, anticiparse y tomar la iniciativa. Jack Welch afirmaba cierta vez: “Cuando el ritmo de cambio fuera de la empresa es superior al ritmo de cambio dentro de la empresa, el final está cerca”.

El cambio siempre ocurre aunque no nos demos cuenta o miremos a otro lado, por tanto, lo mejor es estar atento, anticiparse y tomar la iniciativa. Jack Welch afirmaba cierta vez: “Cuando el ritmo de cambio fuera de la empresa es superior al ritmo de cambio dentro de la empresa, el final está cerca”. Y añadía: “Enfrenta la realidad tal y como es, no como era o nos gustaría que fuese”.

Uno de los cambios más notables que hemos experimentado en los últimos años es la forma de relacionarnos las personas. Los medios y redes sociales (el mundo 2.0) han configurado una nueva realidad que tiene un gran impacto en todos los ámbitos, entre ellos el del networking.

Desde el punto de vista empresarial, es importante subrayar que los negocios los hacen las personas, y las personas interactúan a través de las relaciones, por tanto, la base de los negocios es el networking.

Construir una red de relaciones no es lo único que hay que hacer para triunfar, pero lo que sí es seguro, es que sin una red de relaciones es difícil triunfar. Nuestra red de contactos es, sin dudas, uno de los mejores indicadores sobre quiénes somos y a qué podemos aspirar en la vida. Para triunfar no es suficiente el talento o el trabajo duro, para triunfar es necesario establecer y estrechar relaciones.

 

Networking tradicional y limitaciones

El networking no es otra cosa que la capacidad de crear, mantener y expandir nuestra red contactos a través de relaciones de valor y confianza mutuos. Sin embargo, el networking tradicional -de toda la vida- tiene algunas limitaciones importantes:

  1. Físicas. No se puede estar en dos sitios al mismo tiempo, con lo cual la capacidad de interactuar a lo largo del día es limitada.
  2. Por mucho que queramos, el día tiene 24 horas, y no es posible quedar a tomar 10 cafés o ir a 10 eventos en un día.
  3. Cuando las personas viven en distintas ciudades (países), la posibilidad de interactuar y relacionarse se complica aún más.
  4. Económicas. A menudo, hacer networking tiene un coste económico que repercute en la cuenta de resultados. Durante los últimos años, y como consecuencia de la crisis, muchas empresas han pasado de las ‘comidas de empresa’ a los ‘desayunos de empresa’.

 

Ventajas del 2.0 para el networking

Esto nos lleva a cómo el mundo 2.0 (medios y redes sociales) puede superar estas limitaciones del networking tradicional, complementarlo, y además mejorarlo y potenciarlo.

Hoy día existen otros canales de networking muy atractivos, y por tanto, no aprovecharlos supone: primero, perder oportunidades; segundo, estar en desventaja competitiva, porque otros sí que los están utilizando; y tercero, cada día que pasa y no se actúa, la diferencia se agranda con quienes sí están en marcha.

Algunas de las numerosas ventajas que el mundo 2.0 nos puede ofrecer como estrategia de networking son:

  1. Ahorro de tiempo: porque permiten establecer relaciones y mantener el contacto con la gente de manera sencilla, con nuestro móvil, ipad o portátil, desde cualquier sitio y en cualquier momento.
  2. Aumentar el valor de nuestra red: porque facilitan mejorar de manera eficiente la cantidad, calidad y diversidad de los contactos, que son los tres factores de una buena red.
  3. Mejorar la conexión emocional: porque favorecen una cierta informalidad y la frecuencia de contacto.
  4. Generar y construir confianza más fácilmente: porque los negocios y las relaciones se basan en la confianza (capacidades y valores), y antes de conocer a una persona, ya podemos saber mucho sobre ella.
  5. Escuchar más y mejor: porque nos permiten observar a los demás (sin que se sientan observados), y de manera recurrente (no puntual) en el tiempo.
  6. Favorecen la transparencia: porque en un mundo hiperconectado, todo se sabe más y más rápido.
  7. Potencian la comunicación: tanto interna como externa, lo cual es clave, porque una buena comunicación se basa en su intensidad y duración.
  8. Facilitan el seguimiento de clientes y contactos: porque lo peor desde el punto de vista del networking es que se olviden de uno, y la falta de seguimiento conduce a la falta de conexión.

Para acabar, es importante señalar que el mundo 2.0 (virtual) como estrategia de networking no tiene otra finalidad que acabar en el mundo 1.0 (físico) que es donde suceden las cosas. Su misión no es otra que complementar, facilitar y mejorar el networking tradicional para no dejar escapar oportunidades a nuestro alcance, porque su objetivo último es acabar dándose la mano para generar más negocio y valor para todas las partes, tanto para las empresas, a través de ventas, acuerdos, proyectos, alianzas, joint ventures, spin offs o cualquier otro tipo de compromiso beneficioso, como para los profesionales, a través de la mejora de su marca personal.